miércoles, 20 de octubre de 2010

Gualeguay

Mientras la procesión de máscaras deslumbra e intimida
los balcones se rebalsan de ciruelas, medanos y vientos,
bajan hacia el gusano que conduce,
el libertinaje adrenalínico que marca

Una historia simple
sacudida a destrozar

1 comentario:

Mariana Garrido dijo...

la procesión de mascaras y los balcones, que bella imagen.