lunes, 27 de septiembre de 2010

Desvarío de altura

Desvarío de altura
hemoglobinuria por tu amor
recetenmé sapos y margaritas
guitarras y tripas
putas de las que no hay
un cuadro de Dalí
cosanmé los párpados
entierren uñas en mis uñas
salven hijos, potros y grillos
desvistan este rocío
su maldición
acusenmé de verdugo de todos estos sueños
carnicero de siesta, mendigo de noche
hablen de mí como de los días
no fui parido, soy hijo de todas las madres
y feto de todos los vientres
bañenmé en bilis de gigantes de piedra
haganmé montaña
la sal de la tierra para cicatrizar raíces
pero por favor

No me dejen solo

2 comentarios:

Vicente Guadarrama dijo...

¡Exelente poema!

Ayelen Evangelina Ponce Cativa dijo...

no estamos solos,a veces sin querer desaparecemos...
Sin letras mudas
Sin letras heridas
Sin letras ocultas..
un saludo!

de Paz!