jueves, 23 de julio de 2009

Beleza

Las cuerdas de tu música
molusco de mil brazos
en el arco eterno de mi espalda

Mar

Blasfemia
elocuencia
de este plato comen cabras, chivos y faunos
en este lugar bailan dioses alados
los árboles sangran
las paredes son de húmedo terciopelo
Aquí se arquea el mundo
y vos
te ponés de espalda

2 comentarios:

martin dijo...

hola sin filtro, aprovecho la ocasión para un tardío saludo del día del amigo, aunque probablemente no creas en ese invento del capitalismo.
Por otra parte, veo que este lugar estaba bastante abandonado y no se por que se me dio por entrar hoy que justo algo escribiste, coincidencias vio? y los espalda contra el techo?
amigazo un saludo y espero que en algún momento se concreten esas innumerables promesas de asado buen vino y cohibas

Mar dijo...

Y el mundo es el centro del poema, y la espalda la ausencia.

Nunca tanta ausencia.