miércoles, 10 de junio de 2009

Kafka

Se sienta sobre la cama
Se recuesta… y los pies son lo último que toca el suelo
Se tapa, se da vuelta pensando -No más-
Inevitable
Su cabeza colgando del borde
Mirando debajo de la cama
Nada
Se descuelga y se tapa
Hormiguero
Abre el cajón
Saca la linterna y destino
Cuelga su cabeza nuevamente
Mueve la linterna a cada lado asegurándose
Nada
La Cosa teme que haya un Hombre debajo de su cama

4 comentarios:

Mar dijo...

De cuántas maneras metamorfosear para saber quién convive con nosotros debajo de la piel?

T9 dijo...

Abrochense los cinturones mis queridos... Super walter waterproof!!!!!!!!!!!

Máximo Ballester dijo...

Con Kafka no se sabe, quizá a esa altura él fuera la cama, o la linterna. Hummm, misterio...

Un abrazo.

El autor dijo...

Hemos vuelto, estimado Cuiz.
El autor