domingo, 27 de julio de 2008

El pibe



Mi casa huele como una vocal
como una vocal abierta
no tengo padres, no tengo madres, ni parejas, ni hijos
asumo mi condición de dios paralítico
soy como un camino de gotas sobre baldosas viejas
soy el fracaso a destajo
el sumidero de los desencuentros

Ya es hora que me saque los clavos de las manos

1 comentario:

Ezequiel dijo...

Nos sentimos tristes,
sin energia fresca,
y decimos que en parte es que nos hemos dado cuenta de que las cosas no son como creiamos,
la sociedad no es lo suficientemente afectuosa ni razonable,
especialmente en nuestro pueblo,
y que eso entristecía a nuestro amigo,
que tenia cierto trastorno psicológico y acabó suicidándose.

Yo a veces me pregunto si para evolucionar,
debo rendirme a mi tristeza,
pero otras veces pienso que razonar y pensar con fuerza cuando tienes ideas de busquedas,
que quizá parecen rebeldes a ojos de otros es mi unica manera de vivir sano.
¿Es esto poco zen?
A veces he pensado que quiza es mi forma de huir de mi pequeñez.
Quiero decir que a veces intento
reconocerme humilde,
pero soy orgulloso
y no puedo confiar en esta sociedad.

Paz y Alegria