miércoles, 8 de abril de 2009

Volver

Respirar sobre esa maraña de arbustos
el sol a dos paso de la nada
y tus ojos clavados en mi
Desamor a la hora de las pocas luces
canta mi hígado y se confunde
con el ruido de las gotas que no caen

Despacito
a segundos de tortuga
construímos esto

2 comentarios:

Mar dijo...

"el sol a dos paso de la nada
y tus ojos clavados en mi"
(le voy a robar esa metáfora algún día)

En el ruido de las gotas que no caen, se escucha lo por venir.

Cuiz dijo...

Doña Maruchi, el universo es suyo, haga de el lo que le plazca.